A Camino del Barlavento

Un viaje por el Ramal de Lagos, entre Tunes y dicha ciudad, que permite apreciar los paisajes de los naranjales de Silves y de los humedales y lagunas de la bonita ría de Alvor.

Tunes es el gran nudo ferroviario del Algarve, donde la línea procedente de Lisboa se bifurca, por su ramal principal, hacia Faro y Vila Real, y por el otro que sale desde aquí en dirección a Lagos. El viaje tarda menos de una hora y permite apreciar una serie de paisajes interesantes del Barlavento Algarvío. Hasta la estación de Silves el tren pasa por zonas relativamente altas y distantes del mar, entre extensos campos de naranjales, atravesados por acueductos de riego y con casas tradicionales un poco dispersas. Son aspectos de un Algarve que poco ha cambiado en las últimas décadas. El trazado entre colinas esconde la vista de las murallas rojas de Silves. Esta ciudad, de obligada visita, se halla cerca de 3 Km. al norte de la estación, por lo que, si desea interrumpir aquí el viaje por tren, se recomienda contar con otro medio de transporte. A partir de aquí el tren empieza a desviarse hacia suroeste, al encuentro del mar. Desde la ventanilla se avista el pintoresco recorte de Estômbar, con las torres blancas de la iglesia sobresaliendo en lo alto. Después, se acerca a la ría del Arade y a Portimão. El tren recorre enseguida un largo viaducto y parece que se desliza sobre las aguas paradas, a camino de la estación. A su llegada, ya se vislumbra la nueva zona ribereña de Portimão, que ahora está recualificada e invita a un paseo. Faltan pocos kilómetros para el final de viaje, pero lo mejor está por llegar. Primero, la línea rodea por la parte norte la ría de Alvor, dejando ver por la ventanilla izquierda, un panorama de canales y lagunas, con la playa al fondo. Justo después, el tren empieza a circular paralelamente a Meia Praia y se mantiene así, con el vasto arenal a la izquierda, mientras, a lo lejos, el perfil de Lagos se va haciendo cada vez más evidente, dominado por las torres de la iglesia de San Sebastián, en un punto alto y, cerca de la desembocadura del río Bensafrim, por el bulto del fuerte de Bandeira. En la estación hay un curioso museo ferroviario (consultar localmente los días y horas de visita) y, si le apetece caminar, puede cruzar el animado y cosmopolita puerto deportivo, a camino del paseo marítimo de Lagos, en donde hay mucho que ver. Acceso: por la Línea del Algarve, la EN125 o la Via do Infante hasta la estación de Tunes, al norte de Albufeira. A tener en cuenta: recuerde que la estación de Lagos se halla a 15 minutos andando de la ciudad, por lo que es necesario coger un taxi o cruzar el puerto deportivo a pie. Otros: puede interrumpir el paseo para visitar Silves, pero necesitará un taxi u otro transporte entre la estación y la ciudad. Comidas: Reis (T. 282762900), São Roque (T. 282792101) y Comidinha (T. 282782857), en Lagos. Otros puntos de visita: iglesia de San Antonio y fuerte de Bandeira, en Lagos.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter