A Cascais por la Línea de Estoril

Una visita a Cascais, combinando el tren de la Línea de Estoril con un paseo andando por el "paredón". La desembocadura del Tajo y el Atlántico como puntos de referencia de este paseo, es lo ideal para un día soleado.

Hay trenes para Cascais desde 1.889, aunque sólo desde 1.895 empezó a hacerse un servicio desde Cais do Sodré. En 1.926 esta Línea fue la primera en Portugal a ser electrificada. Una buena parte del trayecto se hace bordeando el mar, dando un valor turístico añadido a este viaje en tren. Entre Cais do Sodré y Caxias, la presencia del río es constante, sólo interrumpida por algunas zonas de almacenes del Puerto de Lisboa. Después, es un desfile de monumentos, desde la antigua Central Tejo (Museo de la Electricidad), hasta los Jerónimos, Centro Cultural y Torre de Belén. Pasado Algés, el tren circula muy cercano al agua, siendo éste uno de los puntos más bonitos del viaje. Desde Paço D’Arcos, el tren circula un poco más por dentro, aunque permite, a pesar de ello, vislumbrar un poco el Atlántico. Al llegar a San Pedro de Estoril vuelve a entreverse el mar, y se puede ver un poco más de cerca si se baja en esta estación, atraviesa la Marginal y sigue por el carril bici que, por la parte alta del peñasco, llega casi hasta São João do Estoril. Por el camino se halla el Centro de Interpretación de Ponta do Sal. Si baja a la playa de Azarujinha llegará al principio del paredón que lleva casi hasta la estación de Cascais. Si todavía está en el tren, bájese en Estoril. Tómese una copa en la terraza de Tamariz o en las Arcadas, con vistas a los jardines del Casino. Más tarde, le espera una relajadora caminata junto al mar hasta Cascais. Al llegar a la villa, acérquese a la cosmopolita Rua Direita para recorrerla, o a las terrazas de la plazoleta del Largo do Camões, que le están esperando. Algo más lejos se hallan el puerto deportivo o Marina, la Fortaleza da Luz y el Parque Marechal Carmona. El regreso a Lisboa debe hacerlo en el tren y, si desea prolongar al máximo la vista de la bahía de Cascais, tome asiento en dirección contraria a la marcha del tren. Acceso: por la Línea de Estoril desde la estación de Cais do Sodré (conexión con el Metro). A tener en cuenta: este viaje conviene hacerlo, preferentemente, por la mañana (o el fin de semana), para evitar la hora punta de la tarde, con el regreso de las personas que viven en la Línea de Estoril y trabajan en la capital. Otros: una parte de la caminata puede empezar en la estación de São Pedro do Estoril, recurriendo al carril bici entre Ponta do Sal y São João do Estoril, bajando por allí hasta el paseo marítimo que lleva a Cascais. Comidas: restaurantes y terrazas en el paseo marítimo entre São João, Estoril y Cascais. Otros puntos de visita: Arcadas do Estoril; Marina y Fortaleza de la Virgen de la Luz, en Cascais.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter