Alrededor de Castelo de Bode

Un circuito por terreno bastante accidentado, teniendo siempre por compañía a las aguas del río Zêzere, represadas en el gran embalse de Castelo de Bode, en los alrededores de Tomar.

Desde Constância, tierra donde confluyen el Zêzere y el Tajo, salga hacia Martinchel y haga una pequeña desviación para tener un primer contacto con las aguas del lago artificial, vistas desde el paredón de Castelo de Bode. Siga, después, hacia norte, en dirección a Vila de Rei. En los alrededores, se halla el Centro Geodésico de Portugal, junto al pico de Melriça, con una amplísima vista. Recorra un camino entre pinares y tierras fértiles, hasta Sertã. El blanco caserío rodea la confluencia de los ríos Sertã y Amioso en la parte baja de la villa, junto al molino de Rola. Suba al castillo, que es el mirador por excelencia del pueblo. El camino sigue, pasando por Cernache do Bonjardim, con olor a maderas cortadas, debido a las serrerías industriales que existen en la región. Después de cruzar el Zêzere, salga a la derecha para conocer Dornes, una florida aldea medieval. Situada a 60 Km. del paredón del embalse, parece perdida en el tiempo. En lo alto de un cerro, en una especie de península bañada por las aguas, y rodeada de altas sierras, por entre el caserío blanco sobresale una torre pentagonal erigida por los Templarios en tiempos de la Reconquista. Siguiendo hacia Ferreira do Zêzere, destaca en Águas Belas una custodia de plata dorada que existe en el interior de la iglesia mayor, además de la picota. El Jardín de la Plaza, en Ferreira do Zêzere, marca el final del paseo. En esta villa son dignas de nota, asimismo, las actividades artesanales, que incluyen réplicas de barcos para la pesca en ríos, además de la cestería. Desde aquí se accede fácilmente a Tomar y Torres Novas.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter