Sugerencias en la región 7 Regiones CENTRO (COIMBRA, FIGUEIRA)
Parque Verde do Mondego
Plaza de Comércio, Coimbra
Portugal de los Pequeñines
Embarcación turística del río Mondego
Biblioteca Joanina
Mirador de Bandeira, Figueira da Foz
Avenida marginal y ciclovia, Figueira da Foz
Fuerte de Santa Catarina

CENTRO (COIMBRA, FIGUEIRA)

La canción del Mondego

cantanhede #figueira da foz #montemor-o-velho #soure #coimbra #condeixa-a-nova #ansiao #figueiro-dos-vinhos #penela #miranda-do-corvo # #penacova #vila-nova-de-poiares #lousa #santa-comba-dao #carregal do sal #tabua #arganil #gois #pampilhosa-da-serra

Abriendo camino por entre la alta sierra de Estrela y las dunas y pinares del litoral, el río Mondego es el trazo de unión de esta región beirana, cuyo principal centro es Coimbra. Hacia el interior encontramos la barrera montañosa de las sierras de Sicó, Lousã y Buçaco, reino de la pizarra y de los pueblos tradicionales de piedra. A la orilla del mar, se ven los amplios pinares plantados en la Edad Media para proteger los campos de cultivo del avance de las arenas, interrumpidos aquí y allá por ciudades costeras, como Figueira da Foz.

 

Coimbra, que fue la capital del país en los primeros tiempos del reino, conserva en cada rincón memorias de tertulias, agitaciones estudiantiles y noches a la luz de la luna. El centro histórico (con la iglesia de Santa Cruz y la Seo Vieja), la secular Universidad (con las Salas de los Actos y la imponente Biblioteca Joanina), las Escaleras Monumentales, el Penedo da Saudade y el Jardín Botánico monopolizan las atenciones hasta que se llega a la orilla del río, en donde el Parque Verde del Mondego ofrece más de ocho hectáreas de paseo hasta el caer de la noche en las llamadas “Docas de Coimbra”.

 

El reciente puente peatonal “Pedro e Inés” facilita la llegada a la orilla izquierda del río, hacia donde se prolongan el  parque y la acera, ahora hasta el monasterio de Santa Clara-a-Velha (por fin protegido de los seculares lodos del Mondego que lo llenaban de escombros) y a los jardines de la Quinta das Lágrimas, evocativos del romance entre D. Pedro y Dña. Inés de Castro.

 

Bordada de verde, la región de Coimbra ofrece algunos rincones naturales idílicos, como la romántica Fraga da Pena (uno de los muchos atractivos de la Reserva Biogenética de la Mata de Margaraça, en la sierra de Açor) o las recónditas playas fluviales del río Ceira, en la sierra de Lousã. Las laderas de la sierra de Açor desvendan, además, Piódão, uno de los pueblos más pintorescos y bien preservados del país. En cuanto a la sierra de Lousã, esta ofrece una buena muestra de lo que son las Aldeias do Xisto (Pueblos de Pizarra), recientemente recuperadas e hirviendo de vida.

 

Merecen una visita, además, las ruinas romanas de Conímbriga, los castillos de Montemor-o-Velho y de Penela, y el centro histórico de la villa de Ançã, con un manantial de agua cristalina en el cual la población suele remojar los que defiende ser los "mejores altramuces del mundo".

 

El Mondego muestra el camino hasta la “reina” Figueira da Foz, con su arenal solariego a perder de vista y sus buenos restaurantes de pescado y marisco frescos. Menos cosmopolitas, pero dignas de nota, son las playas de Tocha (con sus palheiros – casas tradicionales de madera) y de Mira (rodeada de un pinar y aún  tocada por el extremo sur de la ría de Aveiro).

 

En las mesas del lado “tierra” reinan el cabrito asado con migas, la chanfaina, el cochinillo de Bairrada, la lamprea y las anguilas. A la orilla del mar, el escenario cambia: solla, faneca, cazón, sepia, calamares, raya y mejillones, acompañados de migas o del tradicional arroz carolino del Valle del Mondego. Y, para rematar, pasteles de Tentúgal, arrufadas, queijadas de Pereira, mazorcas de maíz, sopa dorada de las monjas de Santa Clara, queso Rabaçal y la miel DOP de Lousã.

 

21 POBLACIONES

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter