Circuito Rural

Un itinerario entre Cascais y Mafra, pasando por la sierra de Sintra y disfrutado de algunas de las bellezas de la campiña de la región, sin olvidar el Cabo de la Roca y el Convento de Mafra.

El punto de partida de este recorrido es la Boca del Infierno, en el extremo occidental de Cascais. Antes de empezar el viaje, vale la pena contemplar esta curiosa ensenada entre acantilados en los que las olas suelen entrar con furia. Coja la carretera hacia Guincho, con el promontorio rocoso del Cabo de la Roca dominando cada vez más el horizonte. Si no hay demasiado viento, ande un poco por la playa, siempre azotada por la nortada, y aprecie las habilidades de los surfistas, los practicantes de la plancha a vela y afines. En Malveira, la carretera empieza rodeando la sierra de Sintra, proporcionado vistas inolvidables sobre el Atlántico y la costa. Al llegar a Azóia, baje hasta el Cabo de la Roca para contemplar los paisajes agrestes del punto más occidental de Europa. Vuelva otra vez a la EN 247, teniendo en cuenta que el fin de semana encontrará mercadillos rurales junto a la carretera, primero entre Azóia y Ulgueira y, más adelante, junto al cruce de Almoçageme que conduce a Praia Grande. En Almoçageme, podrá acercarse a la playa de Adraga (desaconsejable en agosto o los fines de semana de verano) que le sorprenderá con el paisaje y su mezcla de verde, rocas, arena y mar. Baje hasta Colares, gire a la izquierda hacia Praia das Maçãs y, al final de la Adega y de la estación del pequeño tranvía, gire otra vez a la derecha hacia el interior de Mucifal. Vaya con atención para no perder la desviación a la izquierda que sube hasta Janas. En esta aldea, gire nuevamente a la izquierda, siguiendo las indicaciones hacia Fontanelas y la capilla circular. Se trata de una curiosa iglesia rural, de planta circular con cobertizo, en donde, el 16 de agosto, se realizan fiestas en honor a San Mamede que incluyen una bendición del ganando muy singular, herencia de cultos y rituales mucho más antiguos que los cristianos. Vuelva a Janas y siga en dirección a Várzea de Sintra, donde se hay algunos conocidos y apreciados restaurantes por los que deberá pasar en dirección a Lourel. Tome la dirección de Mafra por la EN9 que, durante parte del trayecto se transformará en autovía, cuando contorne Pêro Pinheiro, región de los mármoles. Al final del tramo nuevo de la carretera empieza el descenso panorámico hacia Cheleiros, una blanca aldea, anidada al fondo del valle, por donde discurre el río del mismo nombre. Un puente medieval a la derecha de la carretera y las diversas casas tradicionales justifican sin duda un alto en el camino con visita al lugar. Continúe hasta Mafra, que es el final del paseo, en donde no le faltarán opciones para pasar el resto del día, desde la visita al convento mandado construir por D. Juan V, hasta una ida a Ericeira y sus playas de grandes olas, o a la llamada Tapada de Mafra (parque), un verdadero santuario de vida salvaje y naturaleza. Acceso: por la A5, o por la carretera que bordea la desembocadura del Tajo hacia el mar, desde Lisboa hasta la Boca del Infierno. A tener en cuenta: la carretera de Guincho puede estar muy embotellada en agosto y durante los fines de semana en época de playa; los domingos acuden muchas motos al Cabo de la Roca por la carretera de Malveira (EN247). Cuando: con buen tiempo, independientemente de la época del año. Extensión: cerca de 100 Km., finalizando en Mafra. Comidas: Curral dos Caprinos (T. 219233113), en Várzea de Sintra; A Toca do Júlio, en Almoçageme (T. 219290815). Otros puntos de visita: Azenhas do Mar; Tapada de Mafra.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter