De la Mina de San Domingos a Pomarão

Una caminata por la plataforma de la antigua vía férrea que unía las minas de San Domingos al puerto fluvial de Pomarão, junto al río Guadiana, pasando por algunas aldeas y bastantes túneles.

 

 

Las minas de San Domingos funcionaron durante cerca de un siglo en la orilla izquierda del Guadiana, pero fueron desactivadas a principios de los años de 1.960. Para transportar el mineral hasta el puerto fluvial del Pomarão (en donde, después, era cargado en chalanas) existía una línea de ferrocarril de la que sólo queda la plataforma. Tenía unos 20 Km. de extensión y actualmente permite hacer un paseo fácil y rodante entre la antigua mina y la aldea de Bens. También se puede andar en bici por él, o bien en 4x4. Pero de ahí en adelante, el firme se degrada un poco y hay que transponer media docena de túneles. La salida de los últimos dos ha sido afectada por derrocadas y breñas que, aunque no impidan el paso a pie, dificultan el transporte al hombro de la bicicleta. El recorrido empieza junto a la iglesia, siguiendo las indicaciones hacia Corta da Mina, una impresionante excavación al aire libre, parte de la cual se remonta a la época romana, pues ya por aquel entonces se extraían aquí piritas de cobre y metales preciosos. De Corta da Mina sale hacia el sur un camino ancho que es muy fácil de seguir y que pasa junto a los antiguos hornos de Achada do Gamo y a las monumentales escombreras. Al llegar al cruce asfaltado y a la aldea de Bens, hay un primer puente con el tablero destruido, que hay que rodear. Desde aquí, talvez sea necesario desviarse un poco del recorrido principal, debido a la existencia de agua o barro, pero la directriz del itinerario sigue estando clara.

 

Tras pasar Salgueiro, empieza la zona de túneles que van siendo cada vez más largos y sus salidas en peor estado. No olvide la linterna y las botas impermeables. Un palo o unas tijeras de podar podrán ser útiles para abrirse mejor el paso. En el último túnel, el más largo y en curva, los murciélagos protestarán contra la invasión de su privacidad. El suelo arenoso conserva marcas del azufre que caía de los vagones. Finalmente, después de transponer un nuevo regato, donde quizá haya que mojarse los pies, se llega al camino procedente de Pomarão, en donde el vehículo de apoyo ya estará esperando. Si no estuviera, tendrá que recorrer aún 1,5 Km. más hasta llegar a un hermoso anfiteatro a la orilla del Guadiana. Acceso: por la carretera de Mértola hacia Serpa y la Mina de San Domingos (EN265). Inicio y fin: junto a la iglesia de San Domingos. Extensión: cerca de 20 Km., de los cuales los primeros diez se recorren fácilmente en bici. A tener en cuenta: el paseo puede hacerse en bici, aunque se deba transportarla al hombro en las salidas de los últimos dos túneles; un vehículo de apoyo puede acceder al itinerario en Santana de Cambas, Bens y Salgueiros, así como a la salida del último túnel justo antes de Pomarão.

 

Cuando: primavera u otoño.

Otros: es recomendable usar calzado adecuado (botas hasta el tobillo, por lo menos) y resistente al agua. Conviene llevar linternas, preferentemente lámparas frontales, para los túneles, dos de los cuales son bastante largos.

Comidas: Pensão São Domingos (T. 286 647 187) en la aldea homónima.

Otros puntos de visita: Mértola, villa-museo y saltos de agua de Pulo do Lobo.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter