Sugerencias en la región 7 Regiones LEIRIA - FÁTIMA
Playa de Rocas, Castanheira de Pêra
Tocheiro no Santuário de Fátima
Santuário de Fátima
Playa de S. Pedro de Moel
Faro del Peñedo de Saudade y Ciclovia Atlântica, en S. Pedro de Moel
Castillo de Porto de Mós
Monasterio de Alcobaça
Monasterio de Batalha
Playa de Nazaré

LEIRIA - FÁTIMA

El culto de lo bello

#alvaiazere #castanheira-de-pera #pedrogao grande

   
El pinar mandado plantar por D. Dinís para sujetar las arenas costeras ha perpetuado el nombre de Leiria. Hoy es uno de los paisajes más singulares de Portugal, pues abarca verdes bosques y costas de ensueño. Pero la ciudad de Leiria vale por sí misma. Por su patrimonio y su dinamismo económico. Merecen atención el castillo, las orillas del Lis y el nuevo estadio, construido para el Euro 2.004.

 

No muy lejos se hallan dos de los más extraordinarios monasterios portugueses, el de Alcobaça y el de Batalha, ambos Patrimonio Mundial de la Unesco. El primero perpetúa la memoria de los monjes cistercienses que ayudaron a repoblar esta región y crearon las bases de su éxito agrícola. El segundo celebra la victoria de Portugal en la Batalla de Aljubarrota y es uno de los más bellos ejemplos de arquitectura gótica de la Península Ibérica.

 

A menos de media hora de viaje se halla el santuario de Fátima, uno de los mayores centros de peregrinación del cristianismo y gran atractivo turístico de Portugal, al que acuden miles de peregrinos todos los años. Visitado por los Papas Paulo VI y João Paulo II, ha sido recientemente enriquecido con la construcción de una obra notable de arquitectura religiosa: la iglesia de la Santísima Trinidad.   

 

Parte del Parque Natural de las Sierras de Aire y Candeeiros, de una gran riqueza paisajística y geológica, también abarca esta región. Es el caso de las cuevas de Mira d'Aire, San Antonio y Alvados, así como de la pista de dinosaurios de Pedreira do Galinha. Además, tampoco faltan miradores, senderos pedestres y castillos medievales como el de Porto de Mós.

 

El litoral es bonito y acogedor. La playa más pintoresca es la de S. Pedro de Moel, situada en un hueco del pinar, con hermosos ejemplares de arquitectura de veraneo. La colorida Nazaré es otro punto de obligada visita, así como los arenales de las playas de Vieira y de Pedrógão.    

 

La gastronomía es rica y variada: puchero de pollo, cerdo a la Abad de Cister, mero a la Frey Juan o fritada de pececitos del Lis. Cerca de la costa también se sirve fabada de sepia, sardinas de Nazaré, sopa de navalheiros, guisado de sopas de anguilas y arroz de lapas. En la repostería, sobresalen las brisas do lis, las cavacas, las trouxas de huevos, las lampreas de huevos, las pastas de aceite de las monjas clarisas, los pastelitos de piñón, los tachinhos a la Don Abad, el afamado bizcochón de Alfezeirão, las tortas de Aljubarrota y las queijadas do Bárrio. Por último, no se puede olvidar el licor de guinda (ginginha) de Alcobaça.

 

En la artesanía destacan la mayólica y las porcelanas, la tejedura, los bordados, la indiana, los pañuelos conocidos como “Alcobaças”, las canterías de traza antigua o reciente, el barro de Bajouca, las muñecas y los barcos de Nazaré, la tejedura de Mira de Aire y el arte de la pavimentación de las calles con piedra calcárea blanca y negra, por los calceteiros de Alqueidão da Serra. A su vez, la Ruta del Vidrio invita a un paseo en homenaje a esta industria de Marinha Grande, con una tradición secular y una fuerte apuesta por el diseño contemporáneo.

 

11 POBLACIONES

NUESTROS FAVORITOS AQUÍ CERCA

Alojamiento
Actividades
Lugares a visitar
Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter