Del Monte al Funchal

Uno de los paseos más originales y divertidos que se pueden hacer en Madeira, es la bajada en un cesto de mimbre por las laderas del monte hasta Funchal.

El Monte es, aún hoy día, un lugar de obligada visita para quien quiera conocer el ambiente romántico del amplio anfiteatro natural que rodea a Funchal. Situado al norte de la ciudad, a cerca de 500 metros de altitud, éste sombreado y arborizado lugar estuvo unido a la ciudad hace cerca de 100 años, mediante un accidentado recorrido en tren. A la vez, se mantiene la tradición (para quien esté dispuesto a ello) o) de bajar las calles locales en los populares "Carros do Monte", una especie de trineos de mimbre, sujetos con cuerdas, que los conductores manejaban ladera abajo, hasta el centro urbano. Veamos ahora algo de la historia de dicho tren. Trazada a pique, en dirección casi exacta norte-sur, la antigua Calle del Tren es testimonio presente, en el corazón histórico del Funchal occidental, del vetusto trayecto del tren a vapor que subía desde la estación de Pombal, junto al más central de los riachuelos de la ciudad, hasta el romántico lugar de las fincas y del veraneo, el Monte, y su altanero Terreiro da Luta. Era una subida difícil, escarpada, con el vagón arrastrado por la robusta máquina sobre dos raíles de cremallera para aumentar la tracción. En 1.891 se fundó la Compañía del Ferrocarril del Monte. Después, en 1.893, se inauguró el tramo Pombal - Levada de Santa Luzia, y en 1.894, el de Santa Luzia al Atalhinho. La subida más compleja de vencer, hasta el Terreiro da Luta, se construyó hasta 1.912, cuya obra quedó terminada, a lo largo de cerca de 4 Km. Hasta las décadas de 1.920-30, se explotó con éxito (cuatro viajes diarios), pero con la competencia gradual de los transportes motorizados, acabó la explotación en abril de 1.943. En el Monte do Romantismo, destacaba la “Quinta Gordon”, visitada por nuestros reyes en 1.901, y que albergó al ex-emperador austriaco, Carlos I, en su triste y corto exilio, minado por la enfermedad, en 1.921-22, con cripta de homenaje en la mencionada iglesia desde 1.967; para completar esto, existía el Terreiro da Luta, donde para cumplir con el deseo del fin de la I Guerra Mundial, se construyó el monumento dedicado a la Virgen de la Paz, en 1918-27.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter