Desde Oporto hasta Amarante

Un paseo en coche para visitar una de las ciudades más bonitas y bien conservadas de Portugal, en la que nacieron el Abad de Jazente, Teixeira de Pascoaes y Agustina Bessa-Luís.

Salga de Oporto por la autopista hacia Vila Real. Como el recorrido por la antigua carretera es mucho más interesante, salga en el peaje de Penafiel. Justo a la salida de esta ciudad, busque Chã de Santa Marta y acérquese a admirar su bonito puente romano, al que llaman el «Puente de los Moros». Poco después, siguiendo a pie, divisará el anta de Santa Marta u «Horno de los Moros». Regrese al coche y siga viaje, pero en Casais Novos deténgase nuevamente en la pastelería de los “Bolinhos de Amor” (Pastelitos de Amor): pruebe esta especialidad de Penafiel y aproveche para ver, justo en frente, la casa en donde el poeta António Nobre pasaba sus vacaciones. La casa era, en aquella época, un hostal de carretera y pertenecía a unas señoras que conocían al poeta desde niño, cuando este pasaba vacaciones allí cerca, en la Casa do Seixo. Más adelante, merece la pena desviarse para visitar el hermoso monasterio románico de San Salvador de Travanca, fundado en el siglo X y con un bello portal de cuatro arquivoltas. Vuelva a la carretera y continúe el viaje hacia Amarante. En Alto da Lixa, aproveche la oportunidad para admirar el paisaje circundante. Al llegar al pueblo de Lixa, pare nuevamente y acérquese al mirador del Alto do Ladário para apreciar nuevas vistas. Si le gustan los bordados, podrá adquirir aquí los bellos encajes y bordados de lino y algodón que se venden junto a la carretera, con las bordadoras trabajando en estas labores. Un poco más adelante, empezará a bajar hasta el río Tâmega, donde nació la villa, que hoy es ciudad, de Amarante. Recorra el casco antiguo y no deje de probar la famosa gastronomía amarantina.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter