Desde Tavira hasta Alte

Un viaje por el barrancal algarvío, con vistas del mar y la sierra, pasando por miradores, ruinas romanas y aldeas tradicionales.

Este paseo sale de Tavira y cruza el Algarve hacia el oeste, tomando como referencia la primera línea de cumbres que separa el litoral del interior y cuyo punto más alto es el Cerro de San Miguel. Salga de Tavira entrando en la EN125 en dirección a Lisboa y girando, después, hacia Santo Estêvão. Es una carretera estrecha, pero muy bonita, entre naranjos y algarrobos. Siga hasta Moncarapacho, vía Estiramantens. Fíjese en el pórtico renacentista de la iglesia de Moncarapacho, pero sabiendo que también hay interesantes retablos y azulejos setecentistas en la iglesia del Santo Cristo. Podrá hacer una pequeña desviación de 8 Km. hacia el norte para visitar Santa Catarina da Fonte do Bispo, un centro productor de tejas, ladrillos y otros productos artesanales. A la salida de Moncarapacho, coja la dirección de São Brás de Alportel y, justo medio kilómetro después, encontrará, a la izquierda, las indicaciones hacia el Cerro de San Miguel. Se trata de un monte coronado de antenas que se destaca en el paisaje, con una altitud de 410 metros. Allá, desde lo alto, se avista una buena parte del Algarve: en frente, Olhão y la isla de Culatra, con el faro del cabo de Santa María que sobresale. Justo al lado, la isla de Armona, la más urbanizada. Y, en dirección opuesta, está la mal llamada “isla” de Faro, con sus arenales. Retrocediendo o atajando por Azinhal, llegará a Estói, en donde podrá ver las ruinas romanas de Milreu y los hermosos jardines románticos del palacio de Estói. Desde aquí continúe hacia São Brás de Alportel (donde podrá enlazar, si lo desea, con el paseo por las aldeas de Javali, Cova da Muda, etc.). Tome la EN 396 hacia Querença, un pueblo interior ejemplarmente conservado y que vale la pena visitar. No será mala idea pararse un rato en una de las terrazas de la plazuela de la iglesia. Al cruzar Querença, busque las indicaciones hacia Fonte da Benémola, un acogedor valle en medio de una vegetación mediterránea que le proporcionará algunos momentos de tranquilidad en contacto con la naturaleza. Finalmente, coja la EN124 en dirección a Salir. Si mira hacia oeste, la cresta rocosa que se destaca en el paisaje es la Roca de Pena, otra zona protegida que deberá visitar, aparcando el coche en la aldea de Penina y subiendo por uno de los senderos pedestres señalados en el lugar. Alte, otro pueblo típico algarvío, que se halla a pocos kilómetros de distancia, es el punto final de este recorrido. Acceso: por la Via do Infante hasta el nudo de Tavira. A tener en cuenta: en São Brás de Alportel podrá enlazar este paseo con el paseo nº 5 (Entre laderas y alcornoques) que recorre las aldeas serranas de Javali, Cova da Muda, etc. Extensión: cerca de 70 Km. En el regreso: aldeas de Javali, Cova da Muda, Lages, Parises, etc.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter