El Tranvía Renacido

Un paseo desde Sintra a Praia das Maçãs a bordo de un pintoresco transporte, panorámico y centenario: el tranvía rural, único de su género en el país. Por el camino, el paisaje rural y las vistas de la sierra.

Algunas historias acaban bien y esta es una de ellas. Estos 11 Km. de tramo fueron inaugurados en 1.904. En 1.954 los tranvías dejaron de circular entre la estación de Sintra y el Palacio de la Villa, al mismo tiempo que era eliminado el tramo hasta Azenhas do Mar. En 1.975 se cerró la línea. Fue parcialmente reabierta en 1.995, en el marco de la valorización turística de Sintra y de su clasificación como Patrimonio Mundial, sólo en los últimos años ha vuelto a funcionar en pleno, conectando la orla norte de la villa con la (playa) Praia das Maçãs. Un pequeño paseo por la zona peatonal de Estefânia lleva a la terminal de los tranvías. Son cinco minutos andando desde la estación o desde los aparcamientos. Después sólo que hay que subir a bordo y contemplar el desfile del paisaje. En los primeros kilómetros el tranvía va siempre bajando, bordeando la carretera que lleva a Praia das Maçãs, describiendo numerosas curvas anchas. Solamente desde la antigua cochera (Centro de Ciencia Viva), en Ribeira de Sintra, empieza a diseñarse el ángulo que permite admirar el paisaje de la sierra, a la izquierda. Desde Galamares, cuando la carretera sigue por el lado izquierdo, el campo de visión unas veces aumenta y otras se limita a una especie de vereda entre fincas, algunas arborizadas, otras recortadas por huertos. Con calma, porque este transporte no pasa de 20 Km./h, se llega a Colares, que el tranvía atraviesa yendo paralelo al río Maçãs. El tramo final del viaje transcurre a lo largo del pinar de Banzão, lleno aún de interesantes ejemplares de lo que es la arquitectura de veraneo. Tras cerca de 45 minutos de viaje empieza a verse el mar y a sentirse la brisa atlántica y el olor a mar... Con buen tiempo, el apelo de la playa es irresistible. Tampoco faltan terrazas de verano y restaurantes, así como algunas opciones de paseos a pie, bien para acercarse a Azenhas do Mar (siguiendo por la carretera), o atravesando la playa y subiendo por el sendero costero que lleva hasta Praia Grande. Acceso: por la terminal de los tranvías de Estefânia, en Sintra, no muy lejos de la estación de trenes y del museo, al principio de la carretera que va a Praia das Maçãs. A tener en cuenta: puede hacer el viaje desde Lisboa en tren de la Línea de Sintra, cogiéndolo, por ejemplo, en la estación de Rossio, recientemente reabierta al público. Cuando: consulte los horarios del tranvía, pues los servicios son más frecuentes en verano y los fines de semana. Otros: puede seguir andando por el antiguo trayecto de la línea, entre Praia das Maçãs y Azenhas do Mar, para ver esta curiosa aldea entre peñascos costeros. Comidas: restaurantes y terrazas de Praia das Maçãs como, por ejemplo, O Loureiro (T. 219 292 581). Otros puntos de visita: Centro Ciencia Viva de Sintra (por el camino, en la antigua cochera de los tranvías, en Ribeira), en la zona antigua de Colares.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter