Huyendo de los Embotellamientos

Una forma de entrar y salir del Algarve en verano, por entre bellos paisajes y sin preocuparse con los embotellamientos ni con los peajes, entre Salir y Almodôvar.

Hay un tipo de conductores para los cuales sólo existen las autopistas y los itinerarios principales (IP). Aparte de eso parece que no existe nada más, ni para disfrutar del paisaje, ni para huir de los embotellamientos. Por ello, este recorrido no va dirigido a esa categoría de usuarios de la carretera. Junto con el tramo rehabilitado de la EN2 - en foco en otro de estos paseos -, es una forma diferente de entrar y salir del Algarve, por ejemplo, cuando los accesos habituales se hallan congestionados, son peligrosos o demorados. En Loulé, busque las indicaciones viales hacia Salir, cerca de la central de autocares. Al llegar a Salir, un pueblo acogedor con algunas vistas de la sierra y restos de un castillo medieval, entre en la EN124, en dirección a Alte y Messines y, unos metros más adelante gire a la derecha y tome la carretera que indica hacia Almodôvar. Estos primeros kilómetros se hacen entre olivos, huertos y casas tradicionales que parecen irrumpir de una tierra barrosa, roja y muy fértil. Este tramo es relativamente estrecho y sinuoso, por lo que se recomienda alguna precaución. Cerca de Sítio do Pé do Coelho, la carretera cruza un valle profundo e inicia la subida por una inclinada vertiente, a través de un tramo bien resguardado con protecciones metálicas y algunos «curvas ». Allá en lo alto, en la zona de Malhão, vale la pena contemplar el paisaje y descansar en una de las varias terrazas que hay allí. A continuación hay un tramo de meseta, junto a Sítio das Éguas, con una carretera bastante ancha que se recorre con facilidad y, sin darse uno cuenta, ya estamos en el Alentejo y hemos dejado atrás el mar de cerros cubiertos de bosque que corresponde a la sierra algarvía. Desde aquí en adelante, hasta Fontes Ferrenhas, el trazado se hace un poco más sinuoso, por lo que esta es la zona más lenta del recorrido. Desde aquí hacia el norte, ya en plena llanura alentejana, sólo hay que tener cuidado al cruzar dos puentes, cuya anchura difícilmente permite el cruce de dos coches a la vez. Y así, rodando tranquilamente por la campiña, llegamos a Almodôvar, que enlaza tanto con la A2, como con el IP2 y el IC2, según la dirección que se elija. Acceso: por la Via do Infante hasta Loulé, siguiendo, después hacia Salir. A tener en cuenta: al tratarse de una carretera que no permite grandes velocidades y que posee algunos tramos estrechos y otros con alguna pendiente, proporciona un viaje tranquilo y no demasiado demorado. Cuando: ideal para hacerlo en verano y huir de los embotellamientos, y con buen tiempo. Extensión: cerca de 40 Km. En el regreso: Rocha da Pena, aldea de Querença y Sitio Clasificado de Fonte da Benémola.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter