Jóvenes creadores

Creatividad portuguesa

 

 

Entre las diferentes disciplinas del universo artístico contemporáneo, surgen nombres promisores que han elegido el país donde han nacido, Portugal, para desarrollar su trabajo.

 

Ilustración, artesanía urbana, instalaciones multimedia, vídeo, cine o teatro son tan sólo algunas de las expresiones de promisores talentos portugueses que han encontrado en su cultura la inspiración para crear y sorprender al público nacional, y a otros públicos.

 

Jóvenes y premiados

 

João Salaviza tenía solamente 25 años cuando fue premiado con la Palma de Oro en Cannes, por su cortometraje “Arena”. Ese mismo año, 2.009, una de las piezas de Joana Vasconcelos se subastó en Londres por 192 mil euros. La artista plástica expone en Portugal desde los 28 años. Por su parte, Rosa Pomar ya se adentraba en los treinta años cuando empezó a dar cuerpo a sus adorables muñecos de tela, que envía a los lugares más distantes de Lisboa, ciudad en la que eligió vivir y abrir su tienda.

 

Son muchas las puertas que se abren en las ciudades portuguesas para dar a conocer el trabajo hecho por jóvenes artistas y diseñadores del país, y tiendas en las que comprar piezas originales, ya sean accesorios especiales o artículos imprescindibles para usar o regalar.

 

En tela, cerámica o materiales más nobles, son muchos los artistas que producen piezas con estas características para la venta al  público, exponiéndolas primero en sus propios circuitos, como Lara Torres o de Sara Lamúrias, jóvenes estilistas que deslumbran en las pasarelas con conceptos  sofisticados e innovadores, pero que son al mismo tiempo bastante asequibles.

 

De la joyería a la ilustración

 

Leonor Hipólito es una artista que hace producciones en el sector de la moda, y es precisamente en  las exposiciones donde podemos apreciar mejor su trabajo. Las piezas de joyería que concibe son presentadas tanto en muestras colectivas como individuales, no sólo en Portugal, sino también en otros países de Europa y en Estados Unidos. Las galerías y los museos son, asimismo, otros lugares que visitar para contemplar las obras más conceptuales del momento, que enriquecen el patrimonio artístico portugués, así como las mejores colecciones.

 

Además de la reconocida Joana Vasconcelos, otros artistas visuales como Vasco Araújo, André Cepeda, Tiago Dionísio o João Leonardo, entre muchos otros, son ya muy conocidos en el medio artístico portugués y sus trabajos se pueden admirar en diferentes puntos del país.

 

En Lisboa, en el Museo del Diseño y de la Moda, podemos también apreciar el trabajo realizado por la pareja Ricardo Carvalho y Joana Vilhena. Al alcanzar su madurez  profesional, estos dos arquitectos se hallan ya entre los más reconocidos y a la vez más jóvenes del país. Una intervención antigua, que también se puede visitar,  es el  Left Bar, un espacio conseguido con la rehabilitación de un antiguo almacén en el corazón del barrio lisboeta que más se dedica al diseño, Santos.

 

Fue precisamente en el jardín de Santos donde otra pareja, esta vez de diseñadores, presentó una propuesta de mobiliario urbano pedido por la bienal Experimenta Design. Pedrita es el nombre del taller de Rita João y Pedro Ferreira, dos diseñadores que trabajan en estrecha colaboración para presentar soluciones que transforman la rutina diaria haciéndola más agradable y, sobre todo, más creativa.

 

Más portátiles son las obras de André Carrilho, el ilustrador que pone su firma en las páginas más famosas del mundo, como las del New York Times o del The Independent. En este arte son muchos los nombres que destacan, pero aquí sugerimos tan sólo los de João Fazenda, Margarida Borges y Vanessa Teodoro.

 

Respecto a las artes del palco, entre actores y bailarines destacamos al director teatral André Murraças y al coreógrafo André Mesquita, dos jóvenes creadores que ya han conquistado un lugar de mérito en los teatros portugueses.

 

 

Los nombres de la música

 

En cuanto a música, la que no deja de aumentar, siempre con nuevos artistas, es también la más  tradicional: el fado. Voces como la de Carminho o el talento del guitarrista Ricardo Rocha, aseguran una brillante continuidad del género portugués de mayor renombre. Pero también la innovación llega a la música portuguesa, con expresiones que denotan la influencia de las distintas culturas que se cruzan en Portugal. La guitarra de Norberto Lobo, el canto de Sara Tavares o los eléctricos Buraka Som Sistema, son el símbolo de las nuevas sonoridades lusitanas.

 

Muchos son los artistas que han optado por desarrollar su trabajo en Portugal. Otros han encontrado en el extranjero las condiciones ideales para poner en práctica sus ideas. La creatividad portuguesa es, pues, cada vez más internacional, no sólo por lo que los artistas presentan fuera del país, sino también por el número creciente de empresas y estudios extranjeros que eligen Portugal y su buen clima para trabajar.

 

 

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter