Línea de Beira Baixa

Uno de los viajes en tren más bonitos de la red ferroviaria portuguesa, entre Abrantes y Covilhã, con hermosas vistas ribereñas sobre el Tajo, pasando por Belver, Fratel y Portas de Ródão.

Aunque, formalmente hablando, la región a la que se refiere este libro no incluya Abrantes, el comienzo del recorrido se sitúa en dicha ciudad, una vez que aquí se separan las líneas del Este y de Beira Baixa. Después de Abrantes, el tren pasa a la orilla derecha del Tajo, iniciando un recorrido inolvidable hasta Vila Velha de Ródão. Los primeros kilómetros aguas arriba de Abrantes muestran un Tajo relativamente aluvionado, con algunos islotes. Es un paisaje que se mantiene hasta las inmediaciones del embalse de Belver, el primero de los que se irán viendo por el camino. Antes de ello, otro de los trazos dominantes del paisaje es el penacho de humo de la central termoeléctrica de Pego, a la otra orilla. El embalse de Belver es curioso gracias a algunos de los edificios que forman parte del mismo y que han sido proyectados por uno de los grandes arquitectos portugueses del siglo XX, Cassiano Branco. Desde este lugar, y aguas arriba, el caudal del Tajo aumenta bastante, transformándose, a lo largo de muchos kilómetros, en un tranquilo espejo de agua. El paso por el pueblo de Belver permite contemplar el hermoso castillo medieval, considerado monumento nacional, así como la playa fluvial de Alamal, a la otra orilla del río, que queda a la vista. Es una de las pocas playas fluviales distinguidas con bandera azul del país y un lugar apacible que, por sí solo, proporciona un día muy agradable para pasarlo allí. El viaje continúa, aparece la primera señal de bajada del nivel de las aguas y surgen los islotes rocosos, algunos de ellos cubiertos de vegetación. Se acerca un paredón nuevo y más alto, el de Fratel, junto al cual el tren pasa velozmente, y con él Portas de Ródão, el punto de la sierra de Talhadas donde atraviesa el Tajo y que era el antiguo límite superior de la navegabilidad del río. Es un paisaje imponente que constituye el ex libris de esta línea, gracias a los magníficos panoramas que se abren ante los ojos del viajero. Seguimos camino, ahora hacia el interior, en dirección a Castelo Branco y Covilhã, primero por la campiña de Beira Baixa y después bordeando la sierra de Gardunha y de Cova da Beira. Cualquiera de las dos ciudades supone un buen destino final para este viaje, ya que ofrecen al visitante varias opciones interesantes. Fundão y Belmonte, antes y después de Covilhã respectivamente, pueden ser también alternativas de visita a considerar en esta línea de gran interés turístico. Acceso: por la Línea de Beira Baixa, hasta la estación de Abrantes. A tener en cuenta: puede iniciar el viaje en Entroncamento, nudo de enlaces con la Línea del Norte. Comidas: Praça Velha (T. 272328640), en Castelo Branco; Cozinha da Avó (T. 275331174), en Covilhã. En el regreso: Torre Templaria (Vila Velha de Ródão); Jardines del Episcopado (Castelo Branco).

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter