Línea de Estoril

Un paseo entre Lisboa y Cascais, para conocer un poco su patrimonio y las zonas de ocio menos conocidas de la Línea de Estoril, desde el Acuario Vasco de Gama hasta el Pazo Real de Caxias, sin olvidar los paseos ribereños.

Aunque este recorrido lo consideren evidente las personas que viven o trabajan en los municipios de Oeiras y Cascais, a pesar de ello quizá les reserve algunas sorpresas, incluso para los que crean que conocen muy bien la Línea de Estoril. Salga desde el Terreiro do Paço y siga por la Av. Ribeira das Naus, contornando la estación de Cais do Sodré, pasando por delante de la misma y girando a la derecha junto al Tajo. Se recorrerá toda la antigua zona del puerto de Lisboa, parte de la cual ha sido adaptada a nuevas funciones, desde restaurantes y bares, hasta zonas de recreo y ocio. Encontrará tres núcleos seguidos: la zona adyacente al Cais do Sodré, la Doca do Espanhol y, tras pasar la Gare Marítima de Alcântara, la zona de la Doca de Santo Amaro. Vale la pena parar en el Museo de la Electricidad para conocer los secretos de una central termoeléctrica que durante décadas abasteció a la capital. Si ya conoce la zona entre el monumento a los Descubrimientos y la Torre de Belén, Patrimonio de la Humanidad, visite el fuerte del Buen Suceso desde donde podrá disfrutar de buenas vistas de la orilla del Tajo y otros monumentos que recuerdan las guerras de África, en los años 60 y 70. A continuación, atraviese el viaducto sobre la vía férrea y, después de Algés, gire a la derecha para visitar el Acuario Vasco de Gama. Construido en 1.898 para celebrar el 4º centenario de la llegada de Vasco de Gama a la India, posee acuarios en donde podrá ver a los más diversos seres marinos, además de la evocación de las campañas oceanográficas llevadas a cabo a finales del siglo XIX por el rey D. Carlos, pionero del estudio de las aguas costeras portuguesas. Vuelva nuevamente a la avenida Marginal y cuando llegue a Cruz Quebrada aparque el coche a la derecha, después de los semáforos. Para respirar el aire darse un paseo alrededor de la pista de piragüismo del Estado Nacional o cruzar al otro lado de la vía del tren y recorrer 1,5 Km. de paseo ribereño hasta cerca de Caxias. Puesto que hablamos de Caxias, justo después del faro de Gibalta y del cruce con el acceso a la A5, a mitad de la bajada gire a la derecha, salga de la Marginal y aparque cerca de la estación. Visite uno de los más bonitos y menos conocidos monumentos del municipio de Oeiras: el Pazo Real de Caxias. Es un viaje al barroco andando por entre los jardines diseñados para el palacio del infante D. Francisco, hijo de D. Pedro II y de Dña. María Francisca de Saboya. Es un conjunto de bellos parterres geométricos, diseñados al gusto ochocentista francés. Pero la gran joya es la cascada, obra del escultor Machado de Castro, profusamente decorada y que evoca el baño mitológico de Diana, diosa de la caza. Al otro lado de la línea del tren, junto a la antigua playa, se hallan el fuerte de San Bruno, uno de los muchos que defendían la entrada de Lisboa, y una acogedora terraza. Sólo volverá a coger la Marginal en Paço d’Arcos, teniendo como opción ir a Porto Salvo para comer en el restaurante de la Sociedad Filarmónica, o subir hasta el Parque de los Poetas y pasearse un poco a pie. Pero la propuesta más tentadora, si le gusta la compañía del mar, es una caminata por el paseo oceánico, entre la playa de Santo Amaro y la playa de la Torre, con el puerto de recreo de Oeiras de por medio. Por lo demás, podrá alargar el paseo hasta la fortaleza de San Julián de la Barra, principal centinela del estuario, y continuar la caminata hasta el final de la playa de Carcavelos. Un nuevo tramo de la Marginal le llevará hasta São Pedro do Estoril y a las terrazas y vistas de Ponta do Sal, con un camino peatonal y un centro de interpretación. Si quiere, siga hasta Estoril y Cascais pues, entre las terrazas de Arcadas y de Tamariz y los restaurantes del centro de la villa, no le faltará donde pasar el resto del día. Acceso: en el Terreiro do Paço, siga en dirección al Cais do Sodré, contornando la Plaza Duque da Terceira y pasando al otro lado de la vía férrea, paralela a dicha plaza. A tener en cuenta: este itinerario podrá implicar algunos embotellamientos los fines de semana, sobre todo en verano. Cuando: con buen tiempo, independientemente de la época del año. Extensión: cerca de 40 Km., sin contar con el regreso Cascais-Lisboa. Comidas: Restaurante Baía dos Golfinhos (T. 214410443) junto al Fuerte de San Bruno (Caxias) y SIMPS (T. 214213084), en Porto Salvo. Otros puntos de visita: Museo del Automóvil en Caxias; Fábrica de la Pólvora, en Barcarena.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter