Sugerencias en la región 7 Regiones NORTE
Ribeira do Porto e Puente D Luís
Parque Natural del Duero Internacional
Parque Natural de Montesinho
Valle de Côa
Palacio Mateus
Embalse de Vilarinho das Furnas, Parque Nacional de Peneda Gerês
Duero Viñatero
Parque de las Termas de Vidago
Basílica de Santa Luzia, Viana do Castelo

NORTE

Paisajes y tradición

El extremo superior del rectángulo portugués alberga un mundo de contrastes. Desde el verde y festivo Miño hasta el austero Trás-os-Montes. Desde el ameno litoral atlántico hasta el interior montañoso y de clima agreste. Desde la zona tan industrializada del valle del Ave hasta el Parque Nacional de Peneda-Gerês. Y polarizando toda esta zona, una metrópolis moderna, el Área Metropolitana de Oporto, en donde se concentran las finanzas, los servicios y la vida cultural de la región, por oposición a centros urbanos de mediana dimensión y ellos mismos  polarizadores de sus zonas circundantes, como Braga, Guimarães, Viana do Castelo o Bragança.

 

Un patrimonio único

 

Aquí el visitante puede trazarse múltiples itinerarios de visita, dependiendo de sus intereses y del tiempo de que disponga. Centros históricos bien conservados y merecedores del reconocimiento de la Unesco, que los ha inscrito en el inventario del Patrimonio Mundial, como la Ribeira de Oporto o Guimarães. Una concentración sin igual de iglesias románicas, como las que existen alrededor de Amarante. Santuarios que atraen a multitudes, como el del Buen Jesús de Braga o el de la Virgen de Peneda. Castillos medievales que defendieron la línea del Miño o la raya seca entre Chaves, Bragança y Miranda do Douro. Fortalezas setecentistas que son joyas de la arquitectura militar, como es el caso de Valença. Y sumado a todo esto una  magnífica red de Parques Naturales, desde Gerês a Montesinho, pasando por Alvão.

 

Hospitalidad norteña

 

La hotelería se desdobla entre las unidades tradicionales de las ciudades más grandes - hoteles que mantienen vivo el espíritu de inicios del siglo XX (como el Hotel de Santa Luzia en Viana do Castelo o el Palace de Vidago) -, la red de Pousadas de Portugal (paradores) y el Turismo en Espacio Rural, con una expresión única en el valle del Lima. En el norte, en donde nació y se afirmó la independencia portuguesa, modernidad y tradición se conjugan y completan de forma feliz.

 

Aquí se come como en ninguna otra región de Portugal. Los manjares incluyen las papas de sarrabulho, los rojões, el caldo verde, el cabrito o la dobrada. El vino tanto incluye el refrescante verde, como el sólido maduro. Postres los hay para todos los gustos: crema catalana quemada (leite-creme), flan Abad de Priscos y arroz con leche, entre otros. En cuanto a la artesanía, esta es rica y variada. Sólo con la loza figurada de Barcelos ya se podría escribir un libro. Luego, están las sábanas de Vila Verde, la filigrana de Viana do Castelo, los encajes de bolillos de Vila do Conde y las máscaras de madera de Trás-os-Montes.

 

En fiesta

 

En este norte, vivo y diversificado, es sobre todo el Miño el reino de la fiesta. Agosto es un mes en el que de la mañana a la noche estallan cohetes en mil y una romerías: Virgen del Miño, Virgen de Peneda, San Benito de la Puerta Abierta, Virgen de la Agonía y tantas otras. Pero en Trás-os-Montes persisten, más discretas pero no por ello menos auténticas, fiestas ancestrales, como la de los caretos de Podence (Macedo de Cavaleiros), en Carnaval, o las Fiestas de los Rapazes (chicos) en diciembre, en los pueblos de Bragança. Y Miranda do Douro, única región de Portugal con un idioma propio, es un mundo particular situado entre los peñascos del Duero, con campos adornados de castaños y pueblos en donde se toca la gaita de foles y se danza el baile guerrero de los pauliteiros.

4 ÁREAS DE INTERÉS

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter