Por la Orla del Guadiana

Un paseo entre Vila Real de Santo António y Alcoutim, pasando por Castro Marim y tomando la orilla derecha del Guadiana como principal referencia.

Vila Real de Santo António es la única ciudad algarvía con una clara impronta pombalina en su zona central, ya que fue mandada construir de raíz por el Marqués de Pombal, entre 1.773 y 1.775. Salga hacia el norte por la EN122, en dirección a Castro Marim. Es un pueblo bastante más antiguo y ocupa un punto estratégico en la frontera. Tiene dos fortificaciones, una medieval y otra seiscentista (fuerte de San Sebastián), cada una en una colina. En el castillo funciona, desde 2.007, un renovado núcleo museológico que pretende poner de relieve el patrimonio arqueológico del municipio. Al lado se hallan los tranquilos paisajes del humedal, protegidos por el estatuto de Reserva Natural. Lejos van los tiempos en los que el tramo más al sur de la EN122 era un infierno de curvas. El trazado ha sido rectificado y se presenta en excelentes condiciones junto a los embalses de Beliche y Odeleite. En este último, salga a la derecha, siguiendo las indicaciones hacia Guerreiros do Rio, bajando al encuentro de la orilla derecha del Guadiana y recorriendo la pintoresca carretera junto al mar que va hasta Alcoutim. Se puede alquilar un barco para dar una vuelta por el río o visitar pequeños, pero interesantes, núcleos museológicos que muestran cómo, desde la antigüedad, varios pueblos han ido sacando partido de la riqueza de las aguas de este río. Es el caso del Museo del Río, en el pueblo de Guerreiros do Rio, que evoca la historia del Guadiana y las memorias locales. También las casas son pintorescas y los paisajes ribereños muy bonitos. Alcoutim es una tierra cuya visita es imprescindible. Su aglomerado de casas va subiendo por el monte, hasta la simbólica protección de las murallas del castillo medieval, en donde es imperioso subir para contemplar la notable vista que proporciona como, por ejemplo, San Lucar, en la otra orilla, un socio histórico de esta región, tanto en negocios, como en escaramuzas. Hay algunas opciones que considerar en materia de alojamiento y comidas (infórmese en la oficina de turismo), sobre todo porque la tranquilidad de este lugar parece tener algo magnético. Pero también puede ocurrir que le apetezca recorrerse algunos kilómetros más. Si es su caso, podrá continuar un poco más hacia el norte (35 Km.), para visitar la villa-museo de Mértola. Otra posibilidad consiste en girar a la izquierda y coger la EN124, en dirección a Martim Longo, y visitar aldeas como Giões o Vaqueiros. Acceso: por la Via do Infante hasta el nudo de Castro Marim. A tener en cuenta: puede alargar el paseo desde Alcoutim hacia el oeste, enlazando con Martim Longo. Cuando: primavera o verano. Extensión: cerca de 50 Km. Comidas: Caves do Guadiana (T. 281544498), Pizza 2 (T. 281543157), en Vila Real de Santo António. En el regreso: Mértola, Martim Longo.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter