Por Tierras del Távora, entre la Naturaleza y la Historia

Un paseo cuyo eje es el valle del río Távora, pasando por lugares muy bellos, desde el santuario de la Virgen de la Lapa, Fonte Arcada, Salzedas, São João de Tarouca, hasta el puente-fortaleza de Ucanha.

La primera visita de este paseo es el santuario de La Virgen de la Lapa, cerca de Sernancelhe. Emplazado entre peñascos, fue construido en el siglo XVII por los jesuitas. Detrás del altar mayor hay una imagen de la Virgen de la Lapa, en el local donde se encontró la imagen hace 500 años. Continúe la visita por el corredor excavado en la roca, dedicado a los ex-votos que fueron dejados por los peregrinos, destacándose, colgada del techo, una réplica de madera de un enorme cocodrilo. Evoca el milagro que, según se cree, salvó a un creyente en tierras de ultramar, aludiendo, también, a la leyenda del lagarto gigante que fue vencido por una pastorcilla que le fue tirando ovillos de lana que el monstruo se iba tragando hasta quedar asfixiado. Pero las sorpresas no acaban aquí: detrás del altar hay un pasaje muy estrecho entre dos peñascos por el que sólo podrán pasar aquellos que no tengan pecados… Fuera del recinto del santuario, muy cerca, se puede dar un pequeño paseo andando que lleva al nacimiento del río Vouga, un pequeño hilo de agua entre la hierba verde de una pradera. Siguiendo para Sernancelhe, la "capital de las castañas", se visita la iglesia románica, del siglo XII, reconstruida en el siglo XVI y, muy cerca de ella, la picota, el crucero y los restos del castillo. Continuando el camino por la zona del río Távora, se pasa por el pueblo de Fonte Arcada. Su interesante centro histórico merece una detenida visita. El Pazo de D. Loba, un bello ejemplo de la arquitectura civil gótica de los siglos XV-XVI, la iglesia mayor, de origen románico, reconstruida en el siglo XVI, que parece haber sido construida sobre una antigua necrópolis cristiana, el fontanal con arco gótico, que dio nombre al pueblo. Empezando desde el paredón del embalse de Vilar, haga una desviación para ver el puente medieval de Granja do Tedo: siga por Vilar, Cabaços y Arcos. Desde allí se alcanza Granja do Tedo, pasando por Nagosa, Longra y Carrazedo. Tras llegar a Moimenta da Beira, hay que visitar el monasterio de la Virgen de la Purificación, de estilo seiscentista, y el antiguo Solar dos Carvalhais del siglo XVIII donde hoy día está el Ayuntamiento. Después se visita el monasterio de San Juan de Tarouca, primer convento cisterciense construido en Portugal, que obtuvo "carta de couto" en 1.140, de D. Alfonso Henríquez (prerrogativa para tener su propio tribunal) Del antiguo edificio solo quedan la iglesia, que contiene el túmulo de D. Pedro, Conde de Barcelos, hijo ilegítimo de D. Dinís. También es cisterciense el cercano monasterio de Salzedas. Es curioso el contraste entre este imponente monasterio y la sencillez de las pequeñas casas con balcones de madera. El próximo destino es quizá uno de los más importantes de este paseo: la Torre de Ucanha. Edificada en medio del puente de piedra sobre el río Barosa, se construyó en el reinado de D. Dinís para defender la entrada a la acotada de los monjes de Salzedas. Servía también para cobrar peaje a los viajeros y mercaderes. El conjunto está bien conservado y el puente cerrado al tráfico de coches. Queda sólo un corto enlace por carretera para llegar al final de este recorrido, que es la bellísima ciudad de Lamego.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter