Sugerencias en la región 7 Regiones LISBOA COSTA AZUL SETÚBAL
Portinho da Arrábida
Fachada del Monasterio de Jesus
Fortaleza de Santiago do Outeiro
Iglesia de S. Julião
Iglesia de St.ª Maria da Graça
Palacio y Quinta da Bacalhoa
Palacio y Quinta da Bacalhoa
Picota de Setúbal
Playa de Gálapos

SETÚBAL

Princesa del Sado

#almada #sesimbra #seixal #barreiro #moita #montijo #alcochete #palmela #setubal

A semejanza de Lisboa, que es inseparable del río Tajo, también Setúbal difícilmente se podría describir y comprender sin que habláramos del río Sado. Es una relación tan íntima como antigua. Ya en el siglo XVII, Fray Bernardo de Brito hablaba de la «hermosa bahía, por donde se lanza al gran océano occidental, un río mayor en provechos de pesquerías y navegaciones que en cantidad de agua». Setúbal se fue desarrollando a lo largo de la orilla derecha del río, a veces buscando en los cerros volcados hacia el sur alguna defesa contra las amenazas que le llegaban por el agua. El vasto estuario se estrecha inicialmente entre la lengua de arena de Troya, al sur, y la ladera en la que fue construido el Fuerte de San Felipe, en el siglo XVII, al norte. Después, se ensancha aguas arriba, formando un ancho espejo de agua que se extiende a lo largo de kilómetros, entre humedales y orillas arenosas. A pesar de las amenazas de la contaminación, los delfines aún sobreviven por aquí y su observación es una de las atracciones de los muelles de Setúbal. Las condiciones naturales de este estuario pronto atrajeron a viajeros lejanos, desde fenicios hasta griegos. Implantado el imperio romano, la industria de la salazón del pescado alcanzó aquí gran importancia. Se pueden apreciar vestigios de aquellos siglos pasados en el sótano de la sede de la Región de Turismo (en la Travessa Frei Gaspar), en donde han sido conservadas y musealizadas cetarias romanas (tanques de salazón). La pequeña elevación donde se alza la iglesia mayor de Santa María atestigua los comienzos de la villa medieval que aquí se fue desarrollando. A su vez, la línea del ferrocarril y el parque del Bonfim son testimonio del desarrollo ochocentista, así como los terraplenes en donde se abriría más tarde aquella que, aún hoy, es la arteria noble de Setúbal, la avenida Luisa Todi. La apertura hacia el río, la cercanía del parque natural y de la sierra de Arrábida, así como las hermosas playas de Portinho da Arrábida, son otros tesoros de esta ciudad, a la que algunos llaman la Princesa del Sado.

9 POBLACIONES

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter