Sierra de Gralheira

Un recorrido circular con origen en São Pedro do Sul, que explora los hermosos y poco conocidos paisajes de la sierra de Gralheira, con visita a la aldea de Pena.

No deje de acercarse a las termas de São Pedro do Sul, las más concurridas de Portugal, que reúnen tecnología moderna con el sabor del ambiente de las estancias termales de la época de nuestros abuelos, que felizmente aún se conserva. Desde las termas, coja la carretera hacia la ciudad de São Pedro do Sul. En la EN 228, tras pasar el puente sobre el río Sul (afluente del Vouga), gire a la izquierda, siguiendo las indicaciones hacia São Macario. Es una carretera secundaria que va subiendo por toda la vertiente sur de la sierra de Gralheira hasta llegar a un pico coronado por antenas en donde se sitúan la capilla y el santuario dedicados a San Macario (altitud 1.053 metros). La vista circundante es de las más bonitas de la región. La capilla está rodeada de una muralla alta de pizarra, como los castros prerromanos, aunque el único enemigo a temer aquí es el viento cortante de estas altitudes. San Macario fue un santo heroico que luchó, según cuenta la leyenda, contra los dragones y serpientes que asombraban estos parajes. El lugar donde fue construido el santuario corresponde a la cueva de la que Macario echó a uno de aquellos seres tenebrosos. Cerca empieza el sinuoso acceso lleva a la aldea de Pena. Es una curiosa aldea de pizarra, construida en el fondo de un valle con forma de embudo al revés. Su aislamiento secular sólo terminó con la construcción de esta carretera, a finales de los años 80. Aquí nació la leyenda del «muerto que mató al vivo». Antiguamente, cuando alguien fallecía en la aldea lo transportaban a hombros subiendo por la ladera. Cierta vez, un ataúd se resbaló y golpeó mortalmente a uno de los cargadores y así un muerto mató a un vivo. Las condiciones específicas de temperatura y humedad en el fondo del valle han dado origen a una vegetación sorprendentemente exuberante y verde. La llegada de visitantes dinamizó la vida local, como lo refleja la (relativa) profusión de tiendas de artesanía y bares de tapas que han surgido. En el regreso, siga por la derecha en el cruce de la parte de arriba. Continúe por la izquierda, sin salir en Covas do Monte, y vuelva a coger la izquierda. Nuevamente por la izquierda, vaya bajando en dirección a Sá, Carvalhais y São Pedro do Sul. En Sá gire a la derecha hacia Carvalhais, haga un alto en el camino y reponga fuerzas en el Parque Forestal de Pisões, con mucha sombra, un arroyuelo y agradables terrazas. Cerca de allí hay un interesante poblado de la Edad del Hierro, merecedor de una visita: el castro de Cárcoda. El acceso al mismo está señalado y, si le gusta caminar, hay un recorrido pedestre que le llevará a este interesante lugar. Algunas de las antiguas viviendas con paredes de piedra y techos de colmo han sido reconstruidas, para dar a los visitantes una idea de la forma como aquí se vivía antes de la llegada de las legiones romanas. El sendero pedestre, que está señalado con los signos internacionales, va subiendo por la sierra. Al regresar a Carvalhais, antes de llegar a esta aldea, gire a la derecha hacia São Pedro do Sul y así cierra este circuito. Las termas cuentan con bastantes alojamientos y quizá se decida a pasar aquí algunos momentos de relajación, oyendo el murmullo de las aguas del Vouga como música de fondo y se sienta inclinado a someterse a una sesión de hidroterapia, técnica que cada vez cuenta con más adeptos. Si opta por quedarse algún tiempo aquí y le gusta pasear a pie, sepa que podrá hacer una agradable caminata por la plataforma de la antigua Línea del Valle del Vouga, entre las termas y la villa. Este paseo también se puede hacer en dirección contraria, lo que permite llegar a Vouzela con más facilidad. Si elige seguir en dirección a São Pedro do Sul, después de pasar una zona de bosque, va a cruzar un robusto puente de piedra sobre el Vouga. A su llegada, encontrará la antigua estación de trenes, donde termina este paseo. La estación ha sido recientemente transformada en «Estación de Artes y Saberes de la Región», y en ella funcionan un taller de tejedura, una tienda de repostería y otros productos regionales. Cuenta, además, con cafetería y ecomuseo. Acceso: por la A25 y el nudo de São Pedro do Sul. A tener en cuenta: podrá alargar el paseo desde São Macario a Castro Daire y a la ermita de Paiva (Templo de las Siglas). Extensión: cerca de 50 Km. Otros puntos de visita: sierra de Freita, termas de Carvalhal.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter