Un Paseo por el Duero Salvaje

La playa fluvial de Congida, a 1 Km. de Freixo de Espada à Cinta, es un excelente lugar de ocio y deportes náuticos. Desde su muelle salen los barcos que ofrecen paseos turísticos por este tramo del río Duero.

Los viajes salen de Congida, donde el río Duero se asemeja a un gran lago de aguas serenas. En las márgenes hay olivos, naranjales y almendros que van dando lugar a escarpas y pendientes muy apretadas. Una naturaleza muy brava en la que van surgiendo cedros, acebuches, alcornoques, pistacia terebinthus, caramillos y robles. En nuestro recorrido, podemos observar también el impresionante bosque de ninfeáceas en los peñascos del Duero. El buitre y el águila real vuelan en lo alto. El viaje discurre en silencio, oyendo solo los sonidos de la naturaleza, pues el motor del barco es, prácticamente, silencioso para que los viajeros puedan apreciar mejor el paisaje. Es un recorrido que, en su mayor parte, se hace aguas arriba de Freixo de Espada à Cinta, una vez que pocos kilómetros al sur se halla el embalse español de Saucelle. El Parque Natural del Duero Internacional fue creado para defender, en los dos lados de la frontera, este paisaje único, hecho de escarpas cortadas a pique sobre el río y donde nidifican especies raras, como buitres leonados, águilas o cigüeñas negras. De forma algo irónica, estuvo prevista, en el lado español, la construcción de un depósito de materiales radioactivos a principio de los años 80. Cuatro kilómetros al norte de la playa de Congida se hallan las escarpas, abajo de la aldea de Mazouco, donde se descubrió un famoso grabado paleolítico, que se hizo célebre con el nombre de Cavalinho de Mazouco.

Ver todas las regiones

Follow LifecoolerEs on Twitter